Los premios de la Nueva Bauhaus Europea reconocen dos proyectos españoles de renaturalización

Regeneración de los sistemas de dunas playeras en Barcelona. © Xabier Jubierre, AMB

El 12 de junio conocimos el resultado de los Premios New European Bauhaus (NEB) 2022 en una jornada emocionante, que supuso el broche de oro a la celebración del Festival de la Nueva Bauhaus Europea en Bruselas. El proyecto “Regeneración del sistema de dunas playeras”, promovido por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), ha resultado ganador del primer premio en la categoría de “reconexión con la naturaleza”. Era uno de los siete finalistas españoles, de los que ya hablamos cuando fueron anunciados.

Esta edición contaba con un total de 16 premios repartidos en cuatro categorías. El proyecto barcelonés ha sido el único proyecto nacional con premio oficial, destacando la diversidad de procedencia geográfica de los reconocidos este año con el galardón. 

Otro proyecto barcelonés destacó como ganador en la votación popular en la misma categoría. Se trata de la propuesta de El Masnou titulada “Biofotovoltaica para la naturaleza y las personas”, una infraestructura que aprovecha los ciclos de vida naturales de las plantas para generar electricidad.

Reconexión con la naturaleza

Esquema del proyecto “Biofotovoltaica para la naturaleza y las personas” [AMPLIAR]
© Alberto López Burzaco

La iniciativa NEB busca, desde sus inicios, la promoción de proyectos que incentiven la belleza, la sostenibilidad y la comunidad. Dentro de estos principios fundamentales, la renaturalización del entorno urbano y la protección de los ecosistemas ha sido uno de los principales ejes de trabajo, que se reconocen ahora bajo la categoría de los premios NEB.

La renaturalización se entiende en un doble sentido. Primero, el más evidente, como herramienta de planeamiento para reverdecer nuestras ciudades. Segundo, la renaturalización del entorno conlleva la renaturalización del yo y de nuestros sistemas de producción. Esto es, tenemos que repensar nuestras formas de vida desde la sostenibilidad al mismo tiempo que acercamos las comunidades a sus entornos naturales. No es suficiente con plantar más árboles o proteger la biodiversidad. Además, hay que buscar una proximidad, casi una hibridación, entre la naturaleza y el ser humano: buscar un funcionamiento ecosistémico.

El proyecto barcelonés de regeneración del paisaje dunar comprende esta doble vertiente del término: logra la recuperación y protección de los ecosistemas, su funcionamiento, su flora y su fauna, pero además lo hace vinculando a las comunidades. Además, ambos proyectos logran sus objetivos desde la sistematización del proceso, donde la recuperación del ecosistema se hace también desde la gestión. Por todo ello, se aborda de manera multidimensional la renaturalización. En el de regeneración de las dunas playeras, a través de la gestión del espacio urbano como mecanismo para la protección de ecosistemas. En el de biofotovoltaicas, a través de la gestión de recursos naturales para la producción energética.

Si para la Bauhaus original la sistematización fue una clave del éxito, la creación de metodologías y soluciones replicables hará también más sostenible la regeneración de nuestros hábitats.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.