Decálogo de buenas prácticas en sostenibilidad, belleza y comunidad

El NEB Meeting Point Sur+ es una de nuestras actividades en curso más destacadas. Se trata de un punto de encuentro físico y virtual, con sede en Córdoba y financiado por el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo, para conectar la Nueva Bauhaus Europea (NEB) con la ciudadanía, las instituciones y el tejido productivo, creativo y asociativo del Sur. Busca impulsar a escala local proyectos que se nutran de los principios de la NEB: sostenibilidad, belleza e inclusión. A tal fin, una de las primeras iniciativas para su constitución ha sido crear un decálogo de buenas prácticas. Un documento que pretende servir de guía para los agentes locales del Sur que busquen incorporar esos principios a su día a día.


1. Las nuevas éticas crean nuevas estéticas.
La belleza, el primero de los tres pilares que promueve la Nueva Bauhaus Europea, es entendida en una dimensión contemporánea. Por un lado, resaltando la importante vinculación entre estética y ética, belleza y compromiso social. Por otro lado, reconociendo una materialidad comprometida con su entorno y con técnicas sostenibles. Finalmente, poniendo de manifiesto la realidad subjetiva de la arquitectura, del diseño y del arte. Esta manifestación conjunta de forma y fondo apela a una nueva sensibilidad.

2. La naturaleza ha de tomar las ciudades.
La renaturalización del medio, o la más reciente tendencia hacia el asilvestramiento de las ciudades, busca una alternativa a la crisis actual desde una perspectiva transhumanista. El verde, segundo principio fundamental de la NEB, opera en múltiples dimensiones: climática, biológica, ambiental y cultural. Desde estos aspectos, la renaturalización contribuye a la mejora de la calidad de vida y a la lucha contra la crisis climática y sistémica actual, recuperando además el vínculo entre el ser humano y la tierra.

3. La cultura no admite periferias.
Las realidades y saberes que solemos considerar periféricos o menores han de ser parte reconocible de nuestra cotidianidad. Necesitamos reconocerlos, ponerlos en valor y promover la inclusión de las personas, colectivos y lugares que más lo necesitan.

4. La emergencia decanta el conocimiento compartido.
La iniciativa NEB destaca por su carácter emergente. Sus socios y las prácticas que premia cada año decantan sus experiencias para, a partir de ellas, construir conocimiento. Así deben trabajar las iniciativas NEB en el Sur. Nuestros vínculos estrechos con la realidad que nos rodea pueden servir para detectar situaciones o problemáticas emergentes y ofrecer soluciones. Nuestras prácticas o investigaciones cotidianas tienen un valor para generar un conocimiento compartido al que no llegaríamos por otras vías.

5. El diseño trasciende lo humano.
Co-diseñar el entorno significa partir de la transdisciplinariedad y la colaboración como condiciones indispensables de acceso al conocimiento. El co-diseño también implica a los agentes locales como impulsores de cambio, figuras capaces de dar forma al territorio.. Por último, propone una visión más amplia de los agentes que intervienen en el diseño y la regeneración de nuestro hábitat. Se trata de comprender cómo lo modelan la historia, el tiempo, el espacio, la cultura y lo no-humano.

6. La ecología no es solo un fin, sino un medio
Proyectar y diseñar desde la ecología, asemejando la práctica al comportamiento ecosistémico de la naturaleza, y entendiendo el funcionamiento cotidiano de nuestra realidad como un ecosistema de complejas relaciones de uso y aprovechamiento para una máxima eficacia y eficiencia en el manejo de los recursos disponibles. Del mismo modo, y en otro orden de cosas, esto supone promover que las iniciativas y proyectos del futuro parten de un principio de economía circular, que se refleja también en la creación de un ecosistema social local e inclusivo.
Proponemos entender el funcionamiento de nuestra realidad cotidiana como el de un ecosistema con relaciones de uso complejas. Ese entendimiento nos sirve para aprovechar con la máxima eficacia los recursos disponibles. Es también una vía para hacer que nuestros proyectos funcionen según un principio de economía circular. En definitiva, se trata de diseñar desde la ecología, de que nuestras prácticas se asemejen al comportamiento ecosistémico de la naturaleza.

7. La vitalidad mejora la productividad
Queremos mejorar el paradigma de la ciudad productiva. Se trata de reconocer que el bienestar (físico y psicológico) es indispensable para la buena marcha de nuestra realidad cotidiana. Para ello, proponemos principios de diseño que pasan por crear lugares y estrategias para fomentar la vitalidad desde campos muy diversos, como las movilidades alternativas o la biodiversidad.

8. Hacia un nuevo paradigma de la ciudad productiva
La NEB promueve la investigación tipológica y topológica para superar el paradigma moderno de la ciudad productiva. Hablamos de nuevas formas de vida como colectivización de usos y espacios, la ciudad de los quince minutos, la reconciliación de lo profesional y lo personal, la reterritorialización de la división entre el campo y la ciudad, la espacialización de los cuidados, o nuevas formas de productividad. Estas son solo algunas de las posibilidad que abren las investigaciones actuales.

9. Educarse para reencontrarse con el entorno
La NEB es un proyecto intergeneracional, donde la transmisión de sus principios y valores forma parte de un ambicioso proyecto cultural que busca re-vincularnos a nuestro entorno. Para ello, es fundamental que tanto las instituciones formales de la educación, así como las agrupaciones sociales más cotidianas e informales, sean partícipes en el desarrollo y la transformación del hábitat a través de sus acciones, dejando no solamente un legado visible, sino también contribuyendo a la transmisión de conocimiento necesario para alcanzar dicho cambio.

10. Lo personal se vuelve político
Necesitamos propuestas ambiciosas capaces de elevar al grado de político las particularidades y pormenores de nuestra sociedad. Un cambio de escala que pone de manifiesto la época de tránsito en la que se encuentra Europa. Es necesario actuar localmente pensando en la globalidad. Así mismo, consideramos exitosas aquellas iniciativas que entienden y muestran el potencial impacto de las experiencias singulares en el devenir de las políticas europeas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.