De almacenes de grano a equipamientos culturales

Desde el plan CULTA* buscamos estrategias para que en la provincia de Córdoba arraigue cualquier tipo de manifestación cultural, y una parte importante de ello pasa por proporcionarles lugares. Una tendencia muy interesante que hemos catalogado en varios municipios es la adaptación y reactivación de antiguas edificaciones agrícolas. En concreto, de almacenes de grano que ahora actúan como equipamientos culturales: pósitos, tercias, alfolíes, alhoríes, silos… La pérdida de su ocupación primitiva ha dado lugar a reinvenciones de sus espacios muy diversas que ofrecemos en este artículo para inspirar iniciativas afines.

Museo Histórico y Arqueológico Municipal de Baena

Este museo ocupa la Casa de la Tercia, antiguo almacén de grano y aceite construido entre los años 1792 y 1795. Se compone de tres partes: el edificio principal, la bodega del aceite y una construcción que pudo servir de pósito. Fue propiedad de la Iglesia, que lo utilizaba para almacenar las especies que obtenía como pago de diezmos y rentas, hasta la Desamortización. Desde entonces, ha tenido usos muy diversos, que dan cuenta de las posibilidades de su estructura: ha sido vivienda privada, posada y cárcel. Su imagen actual como museo arqueológico se debe a una rehabilitación realizada entre 2010 y 2011. Sus tres plantas se organizan en torno a un patio central que alberga esculturas sedentes procedentes del yacimiento romano de Torreparedones. En las plantas hay salas destinadas a la Prehistoria, los Íberos, Roma, las épocas Visigoda, Musulmana y la Edad Moderna y Contemporánea, además de documentos de Juan Alfonso de Baena y exposiciones temporales.

Castillo-Alhorí de Montilla

El Alhorí de Montilla es un enorme granero construido por los Duques de Medinaceli y los Marqueses de Priego en el siglo XVIII. Se trata de un edificio construido mediante sillares, mampuesto y ladrillo, de planta rectangular y dos alturas de cinco naves cada una. De por sí tiene mucho valor patrimonial, potenciado por el hecho de que se encuentra dentro del recinto del Castillo, un yacimiento de gran interés arqueológico. Por tanto, su uso cultural pasa por respetar cuidadosamente la construcción original. Lo que no impide que el edificio ofrezca diversas posibilidades. En él se celebran congresos y eventos culturales como las Jornadas de Novela Histórica y la Semana de la Pintura y Certamen Nacional de Pintura Rápida de Montilla. En la actualidad, su planta primera está siendo adaptada como sala expositiva del Gran Capitán.

Alhóndiga de Palma del Río

Las alhóndigas servían como almacenes en los que también se realizaba compra y venta de grano. La de Palma del Río, del siglo XVI, se encuentra en plena Plaza Mayor, adosada a la muralla almohade y a la Puerta del Sol. Por tanto, constituye la entrada al conjunto histórico y se encuentra en un lugar privilegiado para acoger a los visitantes. Se mantiene su uso mixto original, tanto para el almacenaje como para el comercio, aunque para fines distintos. En la planta baja, tras los soportales, se ubicaban las distintas tiendas que ahora funcionan como la oficina de turismo de Palma del Río. En la planta primera, con amplias estancias para almacenar el grano, se ha dispuesto un salón de actos. Del exterior destaca la fachada principal con doble arcada y columnas, que había permanecido oculta hasta la restauración.

Teatro Municipal “El Silo” de Pozoblanco

Un antiguo silo de pienso reconvertido en 2006 en sala de teatro. Esta remodelación lo dotó de dos volúmenes. Uno es la torre del silo, que desde un pasillo central da acceso al interior de seis tolvas. Estas se usan como espacios para pequeñas exposiciones, y al mantener la estructura original permiten comprender cómo funcionaba el almacén. El segundo es un volumen de nueva planta, al que se accede desde la antigua torre, y que sirve de espacio escénico. En él se programan actividades como ópera, teatro, conciertos, música y danza.

Pósito de Castro del Río

Los pósitos eran almacenes de grano que se destinaban para, en épocas de necesidad, realizar préstamos de interés bajo a los agricultores. El de Castro del Río tiene uso actual como espacio expositivo, catalogado como Bien de Interés Cultural. Dispone de planta rectangular y dos alturas, organizadas mediante una crujía central perpendicular a la fachada y conectadas a través de una escalera de caracol.


* El plan CULTA está subvencionado por la Delegación de Cultura de la Diputación de Córdoba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *