Construyendo el común en Barcelona

Esta semana seguimos reflexionando desde la C-guide* sobre la posibilidad de una práctica arquitectónica que responda a los valores de sostenibilidad, comunidad y belleza defendidos por la Nueva Bauhaus Europea. En este caso centraremos nuestra mirada en descubrir maneras en las que la arquitectura contribuye a la producción del común; es decir, a formas de organización comunitaria de los recursos, especialmente los espaciales.

En los últimos años, Barcelona se ha convertido en un lugar de experimentación de prácticas espaciales que buscan recuperar los estilos de vida cooperativos y comunitarios, de larga tradición en la ciudad. Trás la celebración de las Olimpiadas de 1992, Barcelona se convirtió en un referente turístico y cultural a nivel global, atrayendo visitantes e inversiones internacionales que fueron modificando su paisaje social y urbano en las siguientes décadas. El modelo de transformación urbana a través de eventos globales, replicado años más tarde con el Forum de las Culturas en el año 2004 generó transformaciones positivas (como la conexión de la ciudad con el litoral), pero trajo consigo procesos de gentrificación que han sido objeto de una amplia reflexión desde los ámbitos académicos y han recibido mucha contestación desde diversos ámbitos sociales.

En este contexto, la práctica de la arquitectura y el urbanismo ha respondido al problema repensando su relación con los usuarios, concibiendo formas que ayuden a los ciudadanos a imaginar y construir su propia ciudad. Es el caso de los proyectos que recogemos en este artículo, un abanico amplio de estrategias que desde distintas escalas dirigen sus esfuerzos hacia la generación de una nueva cultura urbana en donde el común esté en el centro.


#1 | Superilla Sant Antoni

📐 Leku Studio
🏙 Agencia en el espacio público
Ficha en la C-guide

Este proyecto es un ejemplo de “superilles”, el programa puesto en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona para aumentar la extensión del espacio público peatonal en la zona del Ensanche. Reversibilidad y adaptabilidad son conceptos clave de la estrategia de Leku Studio. Más que un diseño fijo para el espacio, los arquitectos proponen un nuevo sistema para ocupar la calle a través de patrones y elementos de mobiliario urbano. El espacio público lo construyen los vecinos con su uso, generando una identificación personal y colectiva con el espacio urbano. 


#2 | Plan de Usos de Ciutat Vella

📐 300.000 Km/s
🏙 Big Data al servicio del bien común
Ficha en la C-guide

El celebrado plan de usos de la Ciutat Vella en Barcelona se ha diseñado para dar respuesta al creciente problema de la turistificación del centro histórico de la ciudad. Su objetivo es generar una herramienta que permita volver a poner la ciudad al servicio del bien común, compatibilizando los usos comerciales y turísticos con la vida cotidiana de los vecinos del barrio. Este proyecto consigue poner las posibilidades tecnológicas del Big Data, tantas veces objeto de crítica por su capacidad de control sobre los ciudadanos, a favor de la participación y de una forma más democrática de pensar la ciudad.


#3 | BlocOnze de Can Batlló

📐 Lacol
🏙 La arquitectura acompañando las iniciativas vecinales
Ficha en la C-guide

Este proyecto se inició en 2011 con la cesión de una de las naves de la fábrica Can Batlló a la organización vecinal “Can Batlló és pel barri”. Desde entonces, gracias al compromiso de los vecinos y de distintos actores urbanos, se está construyendo un espacio autogestionado y participativo que responde a las necesidades locales. La práctica arquitectónica se integra en este contexto participativo aportando una experiencia espacial y técnica muy valiosa para cumplir los objetivos colectivos.


#4 | Terrats d’en Xifré

📐 MataAlta
🏙 Asociando Sostenibilidad y vida comunitaria
Ficha en la C-guide

Este proyecto de renaturalización de una azotea del barrio del Born forma parte de una estrategia para asilvestrar hasta 5.000 metros cuadrados de las cubiertas de la ciudad. Su éxito radica en haber conseguido poner en marcha a una comunidad de vecinos para convertir una azotea sin uso en un jardín compartido. Esta concepción de la arquitectura como una herramienta para crear comunidad y como estrategía de sostenibilidad a escala urbana le ha hecho merecedor de uno de los premios New European Bauhaus de este año.


#5 | Centro cívico Lleialtat Santsenca

📐 H Arquitectes
🏙 Conectando con la historia asociativa de la ciudad
Ficha en la C-guide

Un espacio que nace del trabajo de las organizaciones vecinales y que se define como un lugar accesible e intergeneracional con el objetivo de fortalecer la vida comunitaria a través de la participación. El proyecto de H Arquitectos engarza con la historia del edificio, una antigua cooperativa obrera, realizando una intervención que deja visibles los distintos estratos temporales del edificio. El proyecto, realizado en estrecho contacto con las organizaciones vecinales encargadas de su gestión, añade una capa contemporánea que permite alojar las diversas y cambiantes actividades que tienen lugar en el edificio.


*La C-guide es un proyecto desarrollado por la FAC con el apoyo de Cosentino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.