La Nueva York del siglo XXI recoge la tradición de las 'follies' arquitectónicas, objetos insólitos en espacios públicos que dejan volar la imaginación.

En los últimos años, la tendencia global ha sido recuperar los cauces de los ríos como espacios públicos. Repasamos cinco ejemplos inspiradores.