Aprobada la nueva Ley de Calidad de la Arquitectura

El 15 de junio entró en vigor la Ley de Calidad de la Arquitectura, aprobada por las Cortes Generales con una amplia mayoría y sin votos en contra. Se trata de la primera ley de estas características publicada en España, y su apuesta más radical es definir la arquitectura como un bien de interés general. Tal y como expresa su preámbulo:

“La arquitectura no es sólo la expresión física que materializa los lugares donde viven las personas. Es también un hecho cultural que refleja circunstancias propias de cada sociedad abordando cuestiones de identidad y de sensibilización con los valores que representa, que tienen una incidencia directa en el desarrollo individual y colectivo de las personas”.

La Ley ha partido de un proceso participativo en el que han estado presentes profesionales del sector. Para ello, en 2020 la Dirección General de Agenda Urbana y Arquitectura del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) convocó las jornadas PECA! (Propuestas sobre el Entorno Construido y la Arquitectura), nueve mesas de debate en las que intervinieron más de 100 profesionales españoles e internacionales de la arquitectura, la ingeniería, las ciencias sociales o la empresa. Desde la FAC participamos activamente en esas jornadas y en las sesiones posteriores que tuvieron lugar con entidades del tercer sector y colectivos, con el fin de trasladar las propuestas realizadas por la comisión específica creada en el seno de nuestro patronato y así canalizar las aportaciones al borrador de la Ley.

Nuestra participación en sesiones con entidades del tercer sector y colectivos para proponer aportaciones al borrador de la Ley

Protección de la arquitectura contemporánea

Uno de los puntos en los que más incidimos, y que queda reflejado en el texto final, es la llamada a sensibilizar a la sociedad ante los valores de la arquitectura. “Con especial atención a la arquitectura contemporánea”, precisa la Ley. No solo eso, sino que preconiza su protección proponiendo crear catálogos (que identifiquen los bienes arquitectónicos, su singularidad, cualidades, y reconocimientos nacionales e internacionales) como primer paso para que las administraciones públicas competentes aseguren legalmente su conservación.

En este punto, coincide de pleno con los principios de nuestro proyecto ARCA (Plataforma para la protección del patrimonio arquitectónico contemporáneo en España), financiado por el propio MITMA. Su propuesta se enfoca precisamente en esos dos puntos. Esto es, el conocer y reconocer mediante la consolidación de un registro de arquitectura contemporánea, y el formar e informar mediante una clasificación de los proyectos de acuerdo a su grado de protección/riesgo con el fin de poder iniciar acciones que conduzcan a su protección efectiva.

Casa de la Arquitectura

La Ley contempla la creación de la Casa de la Arquitectura, heredera del actual Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo que, alineada con los objetivos y metodología de ARCA creará “un catálogo de obras arquitectónicas de interés que sirva de orientación a las administraciones públicas para la elaboración de sus propios catálogos de edificios protegidos”, y que podrá intervenir de oficio ante las administraciones públicas para solicitar expedientes de protección de obras de calidad reconocida.

La Casa de la Arquitectura funcionará así como museo y foro de debate, con vocación de convertirse en un referente nacional e internacional para la divulgación de la arquitectura.  La Ley define otro órgano de nueva creación: el Consejo de calidad de la arquitectura, una plataforma de intercambio de conocimiento, y de participación y lugar de consulta.

Nueva Bauhaus Europea

Asimismo, la Ley se vincula al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) que viene de la mano de los fondos Next Generation de la Unión Europea. Por ello, se alinea con los principios de la Nueva Bauhaus Europea, con especial atención a la sostenibilidad social, económica y medioambiental. De hecho, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la puso como ejemplo de estos valores. Como reza el texto, se trata de “crear edificios ecológicos para el futuro, orientado a la rehabilitación y regeneración urbana”. Y no solo edificios: también presta mucha atención a los espacios públicos y a su efecto en la calidad de vida de la ciudadanía, en su vocación de entender la arquitectura como bien social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *