image

MANERAS DE VIVIR – tercer premio

ver paneles de la propuesta
participa

El planteamiento del concurso invita a ensayar formas de ocupación muy flexibles, para dar respuesta a las exigencias cambiantes de la sociedad actual y a nuevos hábitos de vida y modos de relación.

Interpretando las “Propuestas para hacer más humana esta economía” del Grupo de La Rioja del Instituto Emmanuel Mounier, establecemos una serie de parámetros que serán el punto de partida de la propuesta:

Un primer parámetro, que llamaríamos “mínimo necesario”, se desarrollaría a través de:

  • “un mínimo necesario vital”: sería un mínimo indispensable pero con aquellos elementos sin los cuales no sería vivienda digna.
  • “mínimo necesario personal”: mínimo que cada uno necesitamos como persona para desarrollarnos, mínimo de espacios, de relaciones…

Un segundo parámetro “vivienda máxima”: aquella que me permita potenciar mis relaciones, cuidando a la persona y potenciando lo que la permita vivir como tal.

Un tercer parámetro “vivienda potenciadora de vida lenta”: vida lenta sería lo contrario de vivir para consumir y trabajar para poder pagar el consumo. “Vida lenta es vivir consciente, es escuchar la propia vocación de cada uno, es disfrutar de las relaciones y es construir una historia personal y social”.

Proponemos por tanto una “vivienda básica máxima potenciadora de vida lenta”
El sueño sería que el ciudadano que habitara el edifico, tuviera tal grado de implicación en estos parámetros, que adquiriera la capacidad de ceder aquellas zonas o espacios de sus viviendas que “siente” que puede compartir, apareciendo así un espacio común en vertical, conformado y creado por todos, según el gradiente de desapego de cada uno.

Empezamos marcando un pautado, un primer sistema que es el armazón-esqueleto, de pilares metálicos o de hormigón prefabricado y losas alveolares. En una trama yuxtapuesta se sitúan las líneas verticales de distribución de instalaciones, con un reparto homogéneo que se ajusta a las medidas estándar de losas y a una distancia tal que permita una total flexibilidad en la colocación de módulos de baño y cocina, y en la dotación de las T.I.C.

Sobre este imbricado, tejemos límites difusos que acotan espacios de habitar, utilizando los siguientes elementos tipo: módulo cocina, módulo baño, cerramiento de fachada, y división con elementos comunes. Así, se van cerrando unidades de vivienda con los elementos tipo definidos, que podrán recolocarse en los sucesivos avances de la construcción. Hasta este punto se darán estados intermedios, de ensayo, que permitan ir tomando decisiones sobre la forma de ocupación, para dar respuesta a situaciones de jóvenes que se independizan, que están de paso, hogares unipersonales, de pareja, o monoparentales. Se representan distintas posibilidades de densificación: el modo “apartamento”, pensado para 1 o 2 personas y un modo “piso compartido”, unidades pensadas para 4, 5 o 6 persona, según el caso, con un espacio amplio común y divisiones para pequeños dormitorios, a base de tabiques móviles. Con la ocupación planteada, alcanzaríamos una dotación para 100 /110 habitantes.

En planta baja se propone la utilización de espacios para locales comerciales, lavandería o locales de pequeñas empresas, profesionales, vinculados a las viviendas, persiguiendo así una densificación programática. La cesión de locales e instalaciones a asociaciones promueve la participación de los ciudadanos como usuarios activos. Se reserva un área como cesión de suelo temporal para iniciativas de colectivos participación ciudadana, y se representan aquellos espacios que a nuestro entender podrían liberarse en cada planta como espacio comunitario, espacio urbano en vertical.

La forma final no está acabada, es una imagen en proceso, imprecisa , cargada de posibilidades, aunque sí se apuntan aquellos elementos de fachada previstos como sistemas pasivos y decisiones como la orientación de los patios, con el objetivo de alcanzar un alto confort climático. Para la construcción del edificio se optará por la utilización de materiales de la zona, en su mayor parte reutilizables y/o, procedentes del reciclado, que respondan adecuadamente a las exigencias de durabilidad y economía de coste y que sean acordes con los criterios de sostenibilidad.

Apostamos por evitar la construcción de varios sótanos con una repercusión de coste altísima en cimentación y contención, para un uso de aparcamiento. Sería interesante asociar esta promoción a la idea de una reducción en el uso del vehículo. Por lo tanto proponemos una única planta bajo rasante con 32 plazas de aparcamiento y los algibes previstos para recogida de agua de pluviales y tratamiento de los patios. Por otro lado, levantamos la planta baja para minimizar la excavación y ventilar de forma directa el sótano. Indicamos la posibilidad de que las plazas funcionen con un sistema de almacenamiento de pallets, con desplazamiento lateral, para ampliar la capacidad de aparcamiento, gestionado con un modelo de alquiler de vehículos para uso urbano, por periodos cortos de tiempo y para un uso ocasional.

Paneles de la propuesta

Maneras de vivir_Page_1Maneras de vivir_Page_2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>